martes, 13 de diciembre de 2016

Desembocadura del Eo, final del viaje

Río Eo, protagonista fluvial de la etapa

Y el círculo se cierra. Se completa este fantástico viaje de ida y vuelta a lo largo y ancho del territorio asturiano. Un viaje que comenzó por la costa en el verano de 2012, recorriendo todo el litoral desde el este (Bustio) hasta el oeste (Ría del Eo) y que, cuatro años después, concluyo en el mismo punto pero siguiendo en esta ocasión una apasionante gran ruta por la Cordillera Cantábrica, a largo de las 6 Reservas de la Biosfera asturianas, comenzando también el Oriente asturiano (Picos de Europa) y finalizando en el extremo más occidental, en la desembocadura del río Eo. 
La Ría es uno de los mejores enclaves asturianos para birdwatching.

Ya tenía claro de antemano que se trataba de un viaje sin parangón, pero con la etapa de hoy y echando la vista atrás, os puedo asegurar que es una de esas experiencias vitales que no se olvidan. No es una experiencia, son muchas; infinidad de vivencias imbuido en los variados recursos naturales del Principado, atrapado por sus paisajes calizos y de pizarras, seducido por la magia de sus bosques y conquistado sin remedio por el enorme atractivo de animales como el oso, el lobo, el  urogallo o el quebrantahuesos, por citar sólo algunos…
As Veigas

Retomo este final de Gran Ruta de Ecotouring por las Reservas de la Biosfera asturianas por la parte costera de la Reserva de la Biosfera Oscos-Eo, desde el interior de Taramundi o San Tirso de Abres, hasta el ambiente marinero de Vegadeo o Castropol.  
La Linera

Taramundi, cuna del turismo rural español, es uno de esos lugares en los que pasar una temporada sin para de ver cosas. Etnografía a tope (Os Teixois,  Museo de la Cuchillería, etc.). Y también naturaleza, como el enclave donde se ubica As Veigas (WP.GR.11.115) en el encajonado valle del río Turia que, he de confesar, es uno de mis rincones asturianos favoritos (especialmente en otoño).

Hablando de naturaleza, una de las citas ineludibles es la posibilidad de recorrer la Vía Verde del Eo (WP.GR.11.116), a caballo entre Asturias y Galicia, como el propio río Eo que marca la frontera a pocos kilómetros de la desembocadura. La vía verde cubre 12 kilómetros del antiguo trazado del tren minero entre Villaodriz y San Tirso de Abres. Unos pocos kilómetros más adelante la ría del Eo se muestra en todo su esplendor. Un enclave de gran importancia para las aves migratorias, especialmente en invierno y sobre todo para las anátidas, que encuentran aquí su lugar predilecto del Principado de Asturias. Para disfrutar de este spot ornitológico, que es ZEPA y Humedal de Importancia Internacional RAMSAR, os recomiendo tres zonas: La Linera (As Salías y Rozos; (WP.GR.11.117) para anátidas, limícolas, garcetas, garzas, cormoranes y gaviotas; el muelle de Castropol (WP.GR.11.118) para observar zampullines, cormoranes y gaviotas, y la zona del área de descanso de A Ribeira (WP.GR.11.119) para anátidas y limícolas. La Senda Costera peatonal entre Castropol y Figueras es una ruta más que recomendable. Como dato importante si os gusta el birdwatching es que en Asturias se pueden observar 385 especies diferentes de aves (entre residentes y migratorias), es decir, casi el 70% de las que hay en España, y la ría del Eo es uno de sus buques insignia. No dejéis de visitar el Centro de Interpretación de la Ría del Eo (WP.GR.11.120). 
Castropol

Y así, volando, llego hasta la desembocadura, hasta el litoral puro y duro, donde no puedo resistirme en visitar como otras tantas veces el Monumento Natural de la Playa de Penarronda (WP.GR.11.121). No se me ocurre mejor punto y final a esta Gran Ruta por las Reservas de la Biosfera de Asturias. Al escribir estas líneas, el parque natural de Ponga (en el Oriente asturiano, entre Picos de Europa y Redes) se encuentra pendiente de su aprobación para incluirlo en la red de Reservas de la Biosfera. De conseguirlo (méritos no le faltan y confío en que no tarde mucho en serlo), Asturias contaría con 7 Reservas de la Biosfera acrecentando aún más su particular récord mundial dentro del programa MAB (UNESCO).
Monumento Natural Playa de Peñarronda

Atravesando  uno de los 6 túneles de la Vía Verde del Eo

Concluida pues mi particular gran vuelta a Asturias por la costa y por la cordillera Cantábrica, me fijo en el trazado del Camino Natural de la Cordillera Cantábrica que se abre paso por el interior atravesando de este a oeste la franja central del Principado, justo el “hueco” entre el litoral que recorrí en 2012 y la parte sur que acabo de recorrer. Hummmm!!! la tentación es fuerte. Es posible que no me resista… en cualquier caso, como siempre digo ¡Hasta pronto Asturias!

Si os ha gustado esta Gran Ruta por la Naturaleza Asturiana podéis ver más información en el Folleto de Ecoturismo de Asturias que tuve el placer de hacer para Turismo del Principado.

Lista de Paradas (Way Points) en la Gran Ruta por las Reservas de la Biosfera de Asturias:
WP.GR.11.115: 29 T655262 E4799047
WP.GR.11.116: 29 T640549 E4800961
WP.GR.11.117: 29 T660253 E4821094
WP.GR.11.118: 29 T659410 E4821039
WP.GR.11.119: 29 T658853 E4817774
WP.GR.11.120: 29 T659172 E4821426

WP.GR.11.121: 29 T661714 E4824020

domingo, 23 de octubre de 2016

Los Oscos, naturaleza tranquila


Grandas de Salime – San Martín de Oscos – Santa Eulalia de Oscos – Villanueva de Oscos - Taramundi.

Penetrar en Los Oscos es adentrarse en un mundo que, como pocos, transmiten paz y tranquilidad. Un sosiego que conquista desde el inicio y que no abandona al visitante hasta que sale de los terrenos más occidentales de Asturias. La última de las Reservas de la Biosfera que recorreré en esta Gran Ruta por ellas es la Reserva de la Biosfera Oscos-Eo, que se continúa en tierras lucenses bajo el nombre Terras de Burón.

Los Oscos es un deleite para los amantes de la etnografía. Molinos, mazos, aldeas de otro tiempo... Aunque con mi mente puesta la madre natura, es imposible no sucumbir al ambiente de auténtica Reserva de la Biosfera que aquí se respira, el de la estrecha relación hombre-medio. De la identidad de un territorio tan pequeño como éste dice mucho que tenga incluso su propia moneda: el Osco.

Como bien sabéis, el hilo conductor de esta Gran Ruta es la naturaleza, así que ciñéndome a ella para no hacer interminable un post que por méritos propios, Los Oscos bien merecería que no tuviera fin, quiero indicaros una selección de esos lugares naturales que no os podéis perder  y que tienen que ver, en esta ocasión, con bosques y cascadas.

Dos colores marcan las dos mejores épocas del año para visitar Los Oscos. En primavera amarillos y rosas delatan la floración de tojos, brecinas y brezos. Una explosión de colores sobre el verde perenne de sus prados. Pero al llegar el otoño son los amarillos y los diferentes pardos y naranjas quienes dejan claro que el visitante tiene buenos bosques de robles, abedules y castaños para perderse. En sus bosques atlánticos crecen también hayas, avellanos, etc.

Para conocer de primera mano estas formaciones forestales, te recomiendo cortas rutas senderistas como la Ruta de los Bosques (de 8km.), la Senda Verde (de 7,5 km.) o la Senda Verde das Carballeiras (de 4,5 km.). A ellas te indicaré cómo llegar en el recorrido de ecotouring.



Aún sin grandes montañas, el relieve es permanentemente sinuoso, escarpado. La tierra se arruga para esconder y proteger sus tesoros y el visitante ha de descubrirlos paciente, recorriendo sus carreteras serpenteantes. Y eso es lo que hago yo en esta etapa que arranco en Grandas de Salime. De inicio acompañando valle abajo al río Navia por la A-12 hasta Pesoz (WP. GR.11.107), donde tomo la A-13 hacia el oeste para llegar a San Martín de Oscos (WP. GR.11.108), frente a cuya caseta de información turística arranca el sendero local La Senda Verde.

Desde San Martín un bucle permite enlazar las tres principales poblaciones de Los Oscos. En mi caso me dirijo por la carretera AS-362 hasta Martul y de aquí por la AS-33 hacia Santa Eulalia. A las puertas del Centro de Interpretación de la Naturaleza (WP. GR.11.109), parte el sendero circular de la Senda Verde das Carballeiras (PR.A-167).
Muy cerca de Santa Eulalia, en el área recreativa de Pumares (WP. GR.11.110),  se inicia el sendero PR.AS-116 que conduce a los 30 metros de caída de la cascada A Seimeira, una de las más espectaculares del Principado.

Con tanta maravilla natural en la retina prosigo ruta por la carretera AS27 hacia el norte para llegar a Villanueva de Oscos, donde tengo una nueva cita con la flora. Esta localidad es la referencia para realizar la Ruta de los Bosques (WP. GR.11.111), que es el sendero local AS-6.

En una sola jornada es imposible realizar estas cuatro rutas así que mejor disfrutar de los Oscos al menos un par de días en alguno de sus buenos alojamientos rurales. No en vano estamos en la cuna del turismo rural en España y hacia allá me dirijo para finalizar la etapa: la localidad de Taramundi, a la que llego tras descender el puerto de La Garganta por la AS-11 (WP. GR.11.112), hasta el cruce señalizado (WP. GR.11.113), que lleva a Bres y Taramundi. Concluyo la etapa en la Oficina de Turismo de Taramundi. (WP. GR.11.114). Después de muchos kilómetros por el interior de la Cornisa Cantábrica, mañana veré el mar.

Lista de paradas (Way Points) de la Gran Ruta por las Reservas de la Biosfera de Asturias:
WP. GR.11.107: 29 T672446 E4791550
WP. GR.11.108: 29 T665409 E4792233
WP. GR.11.109: 29 T660668 E4791503
WP. GR.11.110: 29 T659579 E4791813
WP. GR.11.111: 29 T663211 E4797302
WP. GR.11.112: 29 T661230 E4801110
WP. GR.11.113: 29 T660359 E4804511

WP. GR.11.114: 29 T653281 E4802473

lunes, 19 de septiembre de 2016

Por el alto Navia asturiano

San Antolín – Grandas de Salime
Río Navia desde la sierra del Acebo

Recorrer el tramo entre San Antolín de Ibias y Grandas de Salime es adentrarse en uno de los parajes más apartados del Principado de Asturias. Uno de esos rincones de laborioso acceso. Su aislado emplazamiento le sirve en buena medida para su conservación, para vivir a un ritmo cardiaco cotidiano diferente, más saludable. No hay grandes montañas, ni costa pero su sinuoso relieve acaba por atraparte, por conquistar el objetivo de la cámara. Estoy convencido de que la etapa de hoy es un remedio eficaz para bajar la tensión arterial. Salen al paso bosques encantadores, aldeas colgadas en el tiempo, valles y barrancos  que sin grandes cotas altitudinales, emanan sensaciones de un relieve más escarpado del que realmente reflejan sus cotas altitudinales; y un protagonista paisajístico por encima del resto: el embalse de Grandas de Salime, que comprende parte de los concejos asturianos de Ibias, Grandas de Salime y del concejo gallego de Negueira de Muñiz.
Marentes

Arranco el día en San Antolín (WP.GR.11.98), con la compañía de un bello río Ibias que me viene acompañando desde la jornada de ayer y al que acompañaré en los próximos 8 kilómetros hasta que rinde tributo a su hermano mayor, el río Navia. Navia e Ibias funden sus aguas en la cola del embalse de Grandas de Salime.
El Navia (izquda.) y el Ibias (dcha) en su unión en la cola del Embalse de Grandas de Salime

Al salir de Marentes (WP.GR.11.99), al pie de la sierra de Cuias, abandono el concejo de Ibias para penetrar unos kilómetros en la vecina tierra gallega del municipio lucense de Negueira de Muñiz. Para ello es preciso salvar un puente (WP.GR.11.100), nada más pasar el punto exacto (WP.GR.11.101), donde se fusionan lo ríos Navia (izquierda) e Ibias (derecha). Es el tramo final del embalse de Grandas de Salime, el mayor de Asturias. Desde aquí hasta la presa me separan 30 kilómetros en línea recta que habré cubrir por carretera alejándome del agua para retornar a ella en su cabecera.
Mirador de Grandas de Salime

Desde el puente la LU-702 remonta las laderas montañosas hasta coronar el alto del Acebo (1.030 m. altitud.). Bonitas vistas durante la subida que permiten en ocasiones aéreas panorámicas del embalse y los bosques circundantes. En el otoño el amarillo denota la presencia de buenos bosques de castaños que en las partes más altas dejan paso a las coníferas. A media subida sale a la derecha un desvío (WP.GR.11.102) hacia Negueira y que comunica por estrecha y bonita carretera con Pelón o Pelóu (WP.GR.11.103), pueblo asturiano al que se puede acceder por carretera gallega evitando el alto del Acebo en un bonito rodeo. Vale la pena en cualquier caso un asomo a esta aldea emplazada en la ladera de un bonito valle. No sería raro toparte con algún jabalí o algún corzo en las primeras o últimas luces del día, además de gozar de más perspectivas sobre el embalsado Navia.
Grandas de Salime

De regreso a la carretera que sube al puerto, una buena carretera (AS-28) realiza el descenso por la sierra del Acebo desde el Alto del Acebo (WP.GR.11.104), hasta Grandas de Salime (WP.GR.11.105). Esta población, cuya antigua capital del concejo (Grandas) reside ahora bajo el agua del Navia tras la construcción del embalse en 1954, cuenta con todos los servicios para ser buen final de etapa en mi Gran Ruta por las reservas de la biosfera. Con su bella iglesia de San Salvador es Camino Primitivo de Santiago y, en mi caso, paso necesario entre las Reservas de la Biosfera de Muniellos y la de Oscos-Eo. Pero he llegado con tiempo a Grandas pues, antes de descansar, quiero acercarme hasta la cercana cabecera del embalse. Allí me espera el mirador de Salime (WP.GR.11.106), que ofrece una fantástica panorámica de 180º de buena parte del embalse, desde la cabecera hasta los contrafuertes rocosos donde el Navia recibe las aguas de un nuevo afluente, el río del Oro, cerca de Villarpedre, frente a Castiadelo.
Mirador Grandas de Salime

Estos paisajes, como todos los del Valle del Navia, tienen algo que engancha, un poder de seducción que sólo tenéis que acercaros para comprobarlo. No es fácil encontrar rincones donde el ritmo de vida es el que añoran las grandes ciudades…

Lista de Way Points (paradas con coordenadas GPS) en la Gran Ruta 11 por las Reservas de la Biosfera de Asturias:
WP.GR.11.98: 29 T673310 E4767176
WP.GR.11.99: 29 T670970 E4771981
WP.GR.11.100: 29 T668715 E4772979
WP.GR.11.101: 29 T669847 E4773491
WP.GR.11.102: 29 T670355 E4775744
WP.GR.11.103: 29 T670723 E4780819
WP.GR.11.104: 29 T665247 E4778778
WP.GR.11.105: 29 T672523 E4787179

WP.GR.11.106: 29 T674412 E4787223

martes, 13 de septiembre de 2016

Por el Parque Natural Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias

Degaña desde la Sierra del Tablado

Cangas del Narcea – Degaña- San Antolín de Ibias

Ir de Cangas del Narcea a San Antolín de Ibias recorriendo el valle de Degaña es, bajo mi punto de vista, uno de los recorridos más atractivos de la naturaleza no sólo astur, sino cantábrica. Es también recorrer el eje principal del parque natural Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en el suroccidente asturiano. Este eje no es otro que la carretera AS-15 desde Cangas hasta Degaña y desde allí por la AS-212 hasta San Antolín. Se atraviesan los tres concejos del parque natural y Reserva de la Biosfera. Como podéis imaginar sin miedo a equivocaros, los recursos naturales que jalonan la ruta son muchos y muy buenos. En la etapa anterior me interné en el Bosque de Muniellos, el alma mater original de la Reserva pero para esta etapa quedan otros interesantes rincones, también eminentemente forestales como el hayedo de Monasterio de Hermo, o diferentes enclaves de observación de fauna como el mirador de Fondos de Vega y salen al paso rincones sorprendentes y desconocidos como El Corralín, Villarmeirín y tantos otros. Es tierra de osos, de lobos, de urogallos… donde crecen de forma majestuosa enormes manchas forestales de roble o de haya ente otras muchas especies eurosiberianas. También mediterráneas por su proximidad a la meseta. Es uno de esos lugares cuyo aislamiento ha sabido mantener la esencia de un territorio manifestada en la calidad de los recursos tanto naturales o culturales hasta etnográficos de tipo arquitectónico tradicional o de tipo artesanal como el arte cunqueiro. Del oficio cunqueiro y del mundo natural de la zona saben mucho en Quei Vitorino. Nadie mejor que ellos, afincados en Tablado (Degaña), para realizar además actividades de observación de oso, lobo, etc. También en Natur (Vega de Hórreo-Cangas del Narcea). Siempre que voy a estos menesteres me pongo en sus expertas manos. Os dejo info sobre ambos.

Oso pardo cantábrico

Partiendo de Cangas del Narcea la primera parada es en el Hayedo de Monasterio de Hermo (WP.GR.11.89). Si queréis conocer el mayor bosque de hayas de Asturias, debéis recorrer el valle del río Narcea, flanqueado por la Sierra de Caniechas y la Sierra de Degaña debéis llegar hasta Rengos (WP.GR.11.90) y desviaros a la izquierda para remontar el valle del recién nacido Narcea. Gran zona osera también. Este bosque de hayas tapiza la práctica totalidad de la umbría del Monte de Hermo, desde casi el nacimiento del río hasta Gedrez.

Gedrez

De vuelta a la AS-15 sigo hacia el sur para atravesar la cordillera gracias al túnel del Rañadoiro. Un poco más adelante, antes de llegar a Fondos de Vega, se encuentra el punto de observación de fauna (WP.GR.11.91). El fondo del valle es regado ahora por el río Ibias rodeado por paisajes, en tramos de barrancos de gran belleza emplazados en la parte meridional de la Reserva Natural Integral del Bosque de Muniellos.
Estas carreteras son un paraíso para el ecotouring

Un estrecha y larga carretera de montaña (AS-212) se adentra en el valle vecino desde Rebollar (a medio camino entre Fondos de Vega y Degaña; WP.GR.11.92) a través del alto del Campillo trasponiendo la preciosa sierra del Tablado. Una parada en el alto (WP.GR.11.93) sirve para comprender y visualizar el modelado glaciar del valle de Degaña. Degaña alberga probablemente la mayor densidad de oso pardo cantábrico de la cordillera. Pequeñas aldeas jalonan este bello rincón cunqueiro (indispensable para en el museo Cunquiero de El Tablado; WP.GR.11.94). No me resisto a un asomo a El Corralín, aldea semiabandonada y de origen romano enclavada a los pies de la sierra de Ciacho. Un delicioso paseo entre castaños centenarios desde Sisterna y El Bao conduce hasta sus inmediaciones (WP.GR.11.95). Sólo comparable al color otoñal de sus bosques es la explosión de color rosa de los brezos en primavera en fuerte contraste con los suelos grises y negruzcos de las pizarras.
Rincón Cunqueiro

Curvas y más curvas, para conducir despacio y vivir sin prisa. Pequeños valles y barrancos que acompañan el devenir del río Ibias hasta llegar a San Antolín. Por el camino otro cursos fluviales menores como el Luiña o el de Busante poner más frescor si cabe al verde panorama donde se destacan a ratos trazos de bosque atlántico, castañares y brezales, con prados y bosques  de ribera. A partir de San Clemente la carretera discurre casi en paralelo con el Ibias hasta llegar a la capital del concejo: San Agustín de Ibias (WP.GR.11.96), magnífico final de etapa con todos los servicios y la esencia de las tierras de Ibias. Unos kilómetros antes, en las inmediaciones del pueblo de Cecos, encuentro a mi derecha el cruce con la carretera que en la jornada anterior recorrí en la Ruta de Los Puertos (WP.GR.11.97).
 
Villarmeirín, Ibias.
Lista de paradas (Way Points) con coordenadas GPS de la Gran Ruta por las Reservas de la Biosfera de Asturias:
WP.GR.11.89: 29 T700664 E4761338
WP.GR.11.90: 29 T693485 E4765837
WP.GR.11.91: 29 T693686 E4760803
WP.GR.11.92: 29 T695960 E4757606
WP.GR.11.93: 29 T693836 E4758201
WP.GR.11.94: 29 T692104 E4758981
WP.GR.11.95: 29 T689866 E4758812
WP.GR.11.96: 29 T673309 E4767173

WP.GR.11.97: 29 T675019 E4765321